Skip to main content

¿Buscando casa? 5 cosas que debes saber

El sueño de muchos siempre ha sido contar algún día con la ansiada casa propia. Si usted se acaba de casar, o intenta formar pronto una familia propia, esta idea o anhelo se hace mucho más latente. Quienes hemos vivido rentando un departamento o vivienda por mucho tiempo lo sabemos muy bien; la familia aumenta, los hijos crecen y muy pronto el espacio se nos hace cada vez más reducido. La decisión, sin embargo, no es tan sencilla de tomar. El costo es significativo, quizá el más importante que podamos hacer como familia, y con la economía que aún no nos muestra su mejor rostro, son muchas las familias que no se atreven a decidirse a comprar una vivienda.

Pero en el caso que usted haya decidido dar ese paso trascendental, y se encuentre interesado en comprar una vivienda, existen muchas interrogantes y dudas que naturalmente nos asaltan. ¿Estaré haciendo lo correcto? ¿Cómo inicio la compra de mi nueva vivienda? Para guiarnos un poco con respecto el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los Estados Unidos ha establecido una serie de respuestas a algunas de las interrogantes que por lo general se pudiese hacer toda persona que busca adquirir una nueva vivienda. Haremos un compendio de alguna de ellas y se las compartiremos a manera de sugerencia, sin embargo cabe señalar que la mejor manera de resolver todas nuestras dudas es consultando a nuestro capacitado asesor de bienes raíces de confianza. Preste mucha atención.

  • ¿Cuál es el primer paso que debo asumir si deseo adquirir una vivienda? Lo primero que usted debe hacer si desea comprar una vivienda es una seria y mesurada reflexión acerca de su situación y posibilidades adquisitivas. Aunque suene fácilmente presumible, es quizá el paso que no todos asumen con la seriedad que requiere la situación. Respóndase usted mismo, quizá con ayuda de toda su familia, las siguientes interrogantes: ¿Poseo una fuente de ingresos estable? ¿He estado empleado regularmente durante al menos dos o tres años? ¿Son confiables mis ingresos actuales? ¿Tengo buenos antecedentes en el pago de mis gastos o deudas? ¿Poseo pocas deudas a largo plazo, como cuotas de un automóvil? ¿Poseo dinero ahorrado para un pago inicial u otras eventualidades? ¿Soy capaz de pagar una hipoteca mensualmente, además de los gastos adicionales? Si la respuesta para estas y otras preguntas tiene un saldo positivo a su favor, puede que sea el momento apropiado para pensar en adquirir una nueva vivienda, en caso contrario, quizá deba esperar un tiempo prudencial hasta que su economía muestre señales positivas.
  • ¿Cómo inicio la compra? Reflexione una vez más con respecto a lo que desea, lo que necesita en verdad y lo que responsablemente puede asumir. Haga una lista y determine número de habitaciones, espacio total de la vivienda, vecindarios posibles, lugares necesarios cercanos a su nuevo hogar (escuelas, iglesias, centros hospitalarios, etc.) Una vez establecido su lista de deseos y necesidades, empiece la búsqueda primaria de posibles candidatos, pregunte a sus amigos o familiares o visite las zonas de su elección y fíjese si algún lugar se encuentra en venta.
  • ¿Cómo elegir a un agente de bienes raíces adecuado? Como en todo, el punto clave radica en la confianza. Consulte con sus amigos y familiares, busque a través de sus recomendaciones encontrar al profesional que lo sepa asesorar correctamente. Debe ser paciente, mostrar interés constante en brindarle alternativas y soluciones a sus necesidades, debe conocer el área y brindarle un juicio en el cual usted pueda llegar a confiar.
  • ¿Cómo puedo saber cuál es el precio de las viviendas en determinados vecindarios? Esa información, comparativas y asesoría se la puede brindar un agente de bienes raíces cualificado. No dude en solicitar dicha información, así usted puede hacer sus propias comparativas y meditar acerca de cuál sería su mejor opción.
  • ¿Es una vivienda nueva mejor que una vivienda antigua? En realidad no existe una respuesta definitiva a esta interrogante. Debe analizar con detenimiento las características individuales de cada alternativa de compra. Las viviendas antiguas suelen estar en vecindarios más estables, ofrecer una mejor atmósfera y los impuestos sobre la propiedad inmobiliaria suelen ser menores. Sin embargo, los gastos de reparación y mantenimiento pueden ser mayores al requerir mayor atención. Las viviendas más nuevas tienden a utilizar arquitecturas y sistemas más modernos, suelen ser más fáciles de mantener y podrían hacer un uso más eficiente de la energía. Asesórese con su especialista de confianza acerca de las bondades y particularidades de cada vivienda por la que usted se encuentre interesado.

Usted puede encontrar las respuestas a todas las posibles interrogantes establecidas por esta entidad del Estado en la siguiente dirección. Ingrese AQUÍ. Además, recuerde que su profesional de bienes raíces de confianza es la persona autorizada para guiarlo durante el proceso de compra.

¿Ha adquirido una nueva vivienda recientemente? ¿Cómo le ha parecido todo el proceso de adquisición? No dude en compartirnos sus experiencias y opiniones en la sección de comentarios a continuación.

¿Listo para obtener una cotización rápida?