7 recomendaciones para aprender a recortar gastos y ahorrar dinero

Ahorre-dinero-con-un-presupuesto-familiar

Llegado el fin del mes y muchas personas solo piensan en una sola cosa: “Pagar deudas hasta quedarse sin nada de dinero”. La economía actual aún no les sonríe a muchas familias, llevar el dinero al hogar cada mes requiere de mucho esfuerzo y los gastos familiares se vuelven implacables. En tiempos de crisis, ahorrar y evitar gastos innecesarios es fundamental. ¿Cómo le ha ido a usted recortando gastos? Si no le ha ido tan bien y aún tiene inconvenientes para salvar la economía del hogar cada mes, este artículo sin duda le será de mucha utilidad.

Según la recomendación de muchos especialistas el tener una economía familiar saneada implica ahorrar, al menos, un 10% de los ingresos totales de la familia, los cuales se pueden destinar a reducir deudas, crear un fondo para emergencias o preparar anticipadamente la jubilación. Un consciente presupuesto familiar a manera de documento se vuelve una valiosa herramienta de control de los gastos familiares. Gracias a este documento se puede emplear el dinero de una forma responsable, sin gastar más de lo que se gana. Un presupuesto mensual ofrece como resultado un saldo final que informa sobre la diferencia entre lo que se ha ingresado y lo que se ha gastado. Sin duda, endeudarse o gastar más de lo que ingresa cada mes es una sentencia fatal para la economía del hogar, analizar las cifras de manera dura y real (en algunos casos ver las cifras en un alarmante “rojo”) nos devuelve siempre a la realidad. Para elaborar un presupuesto solo se necesita una hoja de papel (si es que lo quiere hacer a mano) un bolígrafo y sobretodo mucha sinceridad a la hora de manifestar los gastos e ingresos.

Si es que ya se decidió en empezar a programar de manera responsable sus gastos y ahorros cada mes, les brindaremos a continuación algunas pautas que le ayudarán a elaborar su primer presupuesto familiar. Tome nota de lo siguiente:

  1. Saber en qué se gasta el dinero. Evalúe detenidamente y realice un seguimiento de los gastos. Ser consciente de ellos evita derrochar el dinero en cosas innecesarias y ayuda a ahorrar.
  2. Dé prioridad a ciertos desembolsos, para limitar o suprimir los menos necesarios. En tiempos difíciles es preferible saber cuáles son los gastos prioritarios y cuales aquellos prescindibles (Por lo general, son aquellos relacionados al divertimento)
  3. Reducir o eliminar las deudas. Si su balance al final del mes es positivo, pero aún arrastra algunas deudas pasadas, es preferible amortizar o pagar del todo aquellos compromisos para que no se vuelvan una pesadilla en el futuro.
  4. Separe una cantidad todos los meses destinada al ahorro, plantéese algunos objetivos a largo plazo para que tenga una motivación adicional.
  5. Reserve un fondo dedicado a emergencias, así podrá afrontar los gastos inesperados (ya sea por enfermedad, una visita urgente al dentista, una avería del auto, la pérdida del empleo) que, por lo general, lo obligan a endeudarse y quizá a pagar altos intereses.
  6. Desarrolle un estilo de vida de acuerdo a sus propias posibilidades. Aparentar un estilo de vida ostentoso y de lujos, si es que usted no tiene como sustentarlos en la realidad, solo le hará tener gastos innecesarios y banales.
  7. Piense siempre en el futuro. Hacerlo le permitirá hacer planes para afrontar el mañana de forma estable.

Ya lo sabe, la mejor manera de enfrentar los tiempos difíciles de la economía es siendo responsable con nuestros gastos e inteligente con nuestros ahorros. ¿Es usted muy hábil para planificar sus gastos familiares? Siéntase libre en compartirnos sus experiencias en la sección de comentarios a continuación.