La postura adecuada para conducir tu auto

Quizás ahora mismo te debes estar pensando ¿es en serio? ¿Existen posturas correctas para conducir un automóvil? Pues bueno, deberías saber que existen posturas adecuadas que ayudan a los conductores en la prevención de lesiones y otros riesgos asociados a la conducción.

Admitámoslo, abrimos la puerta de nuestro vehículo y lo primero que pensamos es en nuestra comodidad. Nos sentamos, movemos y acomodamos la postura del asiento sin algún criterio en particular, encendemos la radio y nos ponemos en marcha. Pero ¿Y la seguridad? Bueno, si bien es cierto que utilizar el cinturón de seguridad, y prestar atención a la carretera son algunas de las medidas más importantes para mantenernos a salvo mientras conducimos, también existen otras medidas que ayudan a brindarnos mayor seguridad en la carretera y que no debemos dejar de lado. El optar por una postura adecuada y segura al conducir, es una de ellas.

Aunque la mayoría de las posturas por las que optan los conductores son válidas, muchas de ellas pueden representar un peligro, pues se pueden correr mucho más riesgos de  sufrir lesiones en la columna, hombros y extremidades superiores e inferiores en caso de un accidente de tránsito, golpe y otras eventualidades parecidas.

La mejor manera de tener una postura adecuada para tener una conducción segura y ergonómica en un vehículo es teniendo en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Los brazos no deben quedar completamente estirados a la hora de sujetar el volante. Procura que estos permanezcan flexionados todo el tiempo con un ángulo máximo de 45 grados para evitar lesiones en  los hombros o el cuello.
  • Las piernas tampoco pueden quedar totalmente rectas. Debes flexionarlas de tal manera que alcances los pedales y sientas el control absoluto del acelerador, freno y el embrague.
  • Es muy importante que las manos tengan el control total del volante. Para saber si estás ubicado de la manera correcta, asegúrate de que, al estirar tus muñecas, estas alcancen a reposar sobre el volante. Recuerda también que las manos deben ponerse según las manecillas del reloj (marcando las 10.10 o las 3:45).
  • Es preferible que la cabeza del conductor se encuentre apoyada sobre el respaldo del asiento mientras se conduce, o al menos en la mayoría del trayecto, para evitar daños en las cervicales y  el cuello.
  • La espalda debe quedar completamente recta sobre el respaldo del asiento. Así te cansarás menos y evitaras dolores de columna y cadera por causa de una conducción prolongada.
  • El asiento debe estar lo más bajo posible, adecuándose según tu fisonomía corporal, para tener mayor campo visual y evitar golpes en la cabeza en caso de volcaduras o accidentes. El espaldar puede tener una reclinación máxima de 25 grados.
  • El cinturón de seguridad debe proteger al cuerpo por encima de la cintura y la clavícula. Este no debe quedar ni muy ajustado al cuerpo ni muy holgado. Recuerda usarlo siempre,  así sea en trayectos cortos.
  • Exige siempre a quien te acompañe en el interior del vehículo, ya sea en la parte delantera o posterior, la utilización el cinturón de seguridad.

La seguridad no debe tomarse a la ligera, y aquellos escasos minutos que te tome el asegurarte de ir seguro al interior de tu vehículo ¡Lo valen! ¿Has tenido alguna experiencia relacionada a accidentes vehiculares? Nos gustaría conocer tus apreciaciones y opiniones en la sección de comentarios a continuación.